PREGUNTAS FRECUENTES

Resuelve todas tus dudas sobre la técnica BAV: ventajas, cómo se realiza, a quién va dirigida…

¿Qué es una biopsia asistida por vacío?

La biopsia asistida por vacío (BAV) es una técnica de biopsia de mama en la que se utiliza un dispositivo especial que consta de una aguja que contiene un bisturí y está conectada a una bomba o sistema de vacío. La combinación del bisturí y la aspiración que ejerce el sistema de vacío hacen posible que durante la biopsia la lesión se corte en múltiples pequeños fragmentos, que son aspirados o extraídos fuera de la mama por el sistema de vacío.

La biopsia asistida por vacío ¿es una técnica nueva?

La biopsia asistida por vacío (BAV) no es una técnica nueva. Se empezó a utilizar a mediados de los años 90 para la biopsia de microcalcificaciones, que es un tipo de lesión en la mama. Las microcalcificaciones siguen siendo una indicación importante y la biopsia habitualmente se hace con un equipo de estereotaxia en posición sentada o tumbada de lado o boca abajo. 

Las novedades de la técnica de BAV son dos: 
  • La posibilidad de hacerla con ecografía, que es más cómoda que la estereotaxia porque la biopsia se hace boca arriba o ligeramente de lado.
  • Las nuevas indicaciones: desde principios de este siglo, se han desarrollado nuevas indicaciones que pueden evitar operaciones de la mama, tanto para confirmar el diagnóstico después de una mamografía, ecografía u otro tipo de punción de mama, como para extirpar determinadas lesiones que no sean cáncer. 

¿Qué ventajas tiene la biopsia asistida por vacío frente a la cirugía?

La biopsia asistida por vacío (BAV) tiene numerosas ventajas frente a la biopsia tradicional con cirugía:
  • La primera es que no necesita ingreso en el hospital. La BAV se realiza de forma ambulatoria y se puede volver a casa después de la biopsia.
  • La segunda es que se hace con anestesia local, lo que elimina las complicaciones relacionadas con la anestesia general, así como la necesidad de hacer otras pruebas (radiografías, electrocardiograma, análisis de sangre, etc.) y consultas con el anestesista antes de la intervención.
  • La tercera es que no se necesita cortar o abrir la mama, como ocurre en las operaciones en quirófano. La aguja de biopsia se introduce por un pequeño orificio en la piel y la lesión se “extrae” a través de la aguja sin tener que cortar la piel ni coserla al terminar la biopsia.
  • La cuarta es que las posibles complicaciones son menos frecuentes y menos serias, al no ser necesario abrir la mama.
  • La última, pero no la menos importante, es que la recuperación después de la intervención es mucho más rápida que después de una operación quirúrgica, pudiendo recuperar la actividad normal en pocos días.

¿Cuál es la diferencia entre la biopsia asistida por vacío y otras biopsias de mama con aguja?

Las técnicas de biopsia de la mama han evolucionado mucho en las últimas décadas. Antes de la aparición de las agujas de punción (punción con aguja fina o citológica y con aguja gruesa), todas las lesiones sospechosas que se encontraban en mamografía o ecografía, se extirpaban con cirugía en quirófano para poder hacer un diagnóstico. Si el resultado de la operación era cáncer, habitualmente era necesaria otra operación para completar el tratamiento.

Afortunadamente, hace ya varios años que se dispone de técnicas de punción con aguja, que hacen posible confirmar el diagnóstico antes de operar e incluso evitar definitivamente la operación. Sin embargo, estas técnicas tienen limitaciones y pueden plantear dudas en algunos casos, porque las muestras o fragmentos que se extraen son pequeños, siendo necesario recurrir a la biopsia en quirófano para confirmar el diagnóstico.

La biopsia asistida por vacío (BAV) tiene la ventaja de que las muestras son más grandes, más numerosas y se puede llegar a extirpar toda la lesión. De esta forma, los resultados dudosos son mucho menos frecuentes y la biopsia en quirófano se puede evitar en casi todos los casos. Otra ventaja es que si la lesión se extirpa en su totalidad y no es un cáncer, se puede considerar “tratada”, lo que no es posible con las otras técnicas de punción con aguja.

La biopsia asistida por vacío, ¿es dolorosa?

La biopsia con BAV no es dolorosa, aunque hay que resaltar que la percepción del dolor es distinta en cada persona. La inyección de la anestesia puede ser un poco molesta, ya que es necesario administrar una cantidad mayor que en otros tipos de punción y habitualmente se hace rodeando la lesión. Una vez que la anestesia hace efecto, el resto del procedimiento no tiene por qué ser doloroso. En cualquier caso, siempre es posible inyectar más anestesia a lo largo de la biopsia si fuese necesario.
 

La biopsia asistida por vacío, ¿me dejará cicatriz?

En la biopsia con BAV no es necesario “abrir” la mama, como habitualmente se hace en las biopsias en quirófano. Es suficiente con un pequeño corte de apenas 2-3 milímetros a través del cual se introduce la aguja. Tampoco es necesario coser con puntos de sutura, basta con aplicar unas tiras adhesivas de papel que se retiran en 3-4 días. Al no ser necesario cortar ni coser la piel, unas semanas después de la biopsia la cicatriz es muy parecida a una peca o grano en la piel, que habitualmente acaba desapareciendo. La única excepción sería las personas con predisposición a cicatrizar de forma poco estética; en ellas, es posible que se note un poco más que en el resto de pacientes.
 

La biopsia asistida por vacío, ¿se puede hacer en cualquier persona?

La biopsia con BAV se puede hacer en cualquier persona, independientemente de la edad (desde adolescentes hasta personas ancianas) y del sexo, ya que aunque es más frecuente que las mujeres tengan lesiones en las mamas que precisen biopsia, también en los hombres puede ser necesaria.

Otra ventaja de la BAV es que se puede hacer en personas que tengan alguna enfermedad que dificulte una operación quirúrgica, como problemas de corazón o de pulmón que en ocasiones pueden suponer un riesgo para una anestesia general en quirófano. Al poder realizarse con anestesia local, es una buena indicación en personas con estos problemas de salud.

Mi médico me ha recomendado una biopsia de mama, ¿puedo evitar entrar en quirófano?

Cuando se recomienda una biopsia de mama, habitualmente es por tres motivos:
  1. Para confirmar si una lesión detectada en estudios radiológicos de mama es un cáncer o no,
  2. cuando ya se ha realizado una punción con aguja fina o gruesa, pero el resultado no es concluyente y plantea dudas,
  3. para extirpar o tratar una lesión que no es un cáncer.
En los tres casos, la biopsia asistida por vacío (BAV) puede ser una buena alternativa a la biopsia en quirófano en función del tipo de lesión. Cada caso individual debe ser valorado por el médico que indica la biopsia y por el radiólogo especialista en mama. Entre los dos, pueden decidir si es posible evitar la biopsia en quirófano y confirmar el diagnóstico o extirpar una lesión que no es cáncer de forma ambulatoria con BAV.

¿Hay algún límite en el tamaño de la lesión que puede extirparse?

El tamaño máximo de la lesión que puede extirparse con seguridad depende de la experiencia de su médico y, más aún, del tamaño de la mama, siendo alrededor de 4-5 centímetros. El tamaño extirpable de la lesión será mayor cuanta más cantidad de tejido mamario haya. 

¿Cuánto dura la intervención?

Tanto la biopsia asistida por vacío como la extirpación de una lesión con vacío son intervenciones relativamente cortas. Una biopsia típica lleva alrededor de 20-30 minutos. Como norma general, se necesitarán algo menos de 10 minutos por cada cm de lesión que haya que extirpar. Dado que se pueden extirpar con seguridad lesiones de hasta 5 cm, se necesitarán en torno a 60 minutos para practicar una resección asistida por vacío.

¿Qué puedo notar después de la intervención?

Después de la intervención, puede que note una sensación de leve inflamación. Transcurridos 2-3 días, esta sensación desaparecerá y podrán retomar sus actividades normales con seguridad. Es posible que aparezca un hematoma relativamente grande en la mama. No se asuste; es normal, y tardará bastante en desaparecer del todo, puede que hasta 8 semanas.

¿En qué casos la biopsia asistida por vacío o la escisión asistida por vacío no sería la opción más apropiada?

La biopsia asistida por vacío (BAV) y la escisión asistida por vacío (EAV) son técnicas que se pueden utilizar en la mayoría de los casos en los que es necesaria una intervención quirúrgica para biopsiar una lesión sospechosa (BAV) o para extirpar una lesión benigna (EAV). Sin embargo, hay situaciones en las que estas técnicas pueden no ser la opción más adecuada, por ejemplo:
  1. Nódulos benignos grandes que superen el límite de los cuatro o cinco centímetros de diámetro o que tengan una alta consistencia (dureza). La BAV o la EAV no estarían indicadas ya que hay una elevada probabilidad de que los nódulos no se puedan extirpar completamente.
  2. La existencia de vasos sanguíneos de gran calibre rodeando a la lesión. Aumenta la probabilidad de sangrado en caso de que se puncionen durante el procedimiento.
  3. Lesiones que estén muy cerca de la piel, en localización profunda o detrás del pezón. La realización de estas biopsias puede revestir dificultades. Dependiendo de las circunstancias, especialistas con experiencia podrán realizar la BAV o la EAV.
  4. La extirpación de pequeños tumores de los conductos (papilomas) que se extiendan dentro del pezón. En estos casos, la probabilidad de lesionar el pezón es elevada, por lo que es mejor tratarlos con cirugía.
Aunque la EAV se está empezando a utilizar en el tratamiento de casos seleccionados de cáncer de mama, no es una técnica aceptada hasta el momento como alternativa al tratamiento quirúrgico de cánceres ya diagnosticados. Antes de plantear la BAV o la EAV en un caso, este debe ser discutido en un Comité Multidisciplinario de Mama en el que estén integrados todos los especialistas responsables del diagnóstico y tratamiento. La paciente debe ser informada claramente de las ventajas e inconvenientes de las distintas opciones en su caso individual. La decisión conjunta en Comités Multidisciplinarios también es obligada en casos específicos en los que puede haber discusión sobre la idoneidad de la BAV o la EAV. Pacientes que se muestran incapaces de colaborar durante el procedimiento, que no puedan permanecer quietas (especialmente si el procedimiento se realiza con estereotaxia o resonancia magnética) o que presenten un alto grado de ansiedad no son buenas candidatas para la realización de BAV/EAV. Estas pacientes deben ser valorados de forma individual a fin de decidir cuál es la mejor estrategia, y pueden necesitar sedación para que la intervención se lleve a cabo.

Descubre cómo se realiza la biopsia asistida por vacío

Guiada con ecografía

Guiada por estereotaxia

Guiada con resonancia

Consigue más información

La biopsia asistida por vacío, una alternativa a la cirugía mamaria


DESCARGA AQUÍ NUESTRO DÍPTICO